miércoles, 1 de diciembre de 2010

ELEGÍA







Con esos poderes magicos que tienes y que te ayudan a emerger de la nada, has llegado trayendo consigo el perfume dulce de la muerte y la inmortalidad sombreando tu mirada.
Desde la ventana que tantas veces compartí contigo, miro complacido que no has perdido el gusto de contemplar a las libélulas jugando a perderse en medio de los nenúfares, a las mariposas danzar sobre las ondas que la brisa dibuja en el lago de los cisnes, y que continúas buscando barquitos de papel cuadriculado.

Cómo no soñar otra vez con las mañanas en las que disfrutaba con placer el aroma cálido de tu cuerpo todo. Cómo no recrear mis ojos con tu figura etérea sí la recorrí mientras te amaba. Luces joven y el traje de seda con el que vestí tu desnudez cuando partiste, te hace más bella a los ojos de la vida. No imagino tu pecho otrora palpitante, oprimido por la losa fría del sepulcro y mucho menos la blancura de tu piel alguna vez mía, abandonada en los laberintos oscuros del tiempo que rige el devenir de los hombres en la tierra.

Tu mirada tiene los colores de los bosques encantados que sólo permiten el paso de la bruma con la que se visten las hadas y si te aproximas al lugar en donde fuiste reina, podrás ver la penumbra de mi otoño y escuchar el trepidar del fuego tratando de atrapar recuerdos lejanos

El cielo llora y hace frío. Tu cuerpo quizás se haya amalgamado a la lujuriosa seda de tu traje para impedir mientras levitas, el movimiento quimérico de tus senos.

Escuchando la voz triste de la lluvia y sintiendo que no me acompañarás en las horas que le quedan a la noche, he recordado sin profanar tu nombre la conversación triste que tuve con mi Musa.
Quiero que sepas que le pedí por mi alucinación, por tu recuerdo, pero se fue llevándose consigo tu nombre y diciendo que no era mi momento.
Fue tan sólo una locura perseguida, un dolor probado que trasegué para olvidar tu ausencia.
Después, sólo después, supe que todo había sido un sueño.

Luis Carlos Bonilla Sandoval - Diciembre 01 de 2010

Imágenes: Google

3 comentarios:

Rembrandt dijo...

Tristeza , melancolía nostalgia , será que de eso están hechos los recuerdos?
“…Tu mirada tiene los colores de los bosques encantados que sólo permiten el paso de la bruma con la que se visten las hadas y si te aproximas al lugar en donde fuiste reina, podrás ver la penumbra de mi otoño y escuchar el trepidar del fuego tratando de atrapar recuerdos lejanos…”
Bellísimo.

Este relato me ha llegado profundamente he podido experimentar (sentir) esa tristeza, después de todo quién podría estar exento de tales sentimientos?

Te beso , ya tomé unos mates y ahora me voy luego del placer que me produce visitar tu casa y oir tu música. Suena Lennon, mejor me quedo hasta el final. ´

REM

Rembrandt dijo...

Mi querido amigo,
lo mejor para tu vida, que otra cosa podría desear para vos?
Sí, algo más, que seas muy felíz y
que sigas escribiendo como hasta ahora, porque tus letras son muy necesarias y además me encanta leerte.

Te beso y desde el Sur, FELIZ 2011!!!
REM

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

LuKaBoSand:

Ya es hora de que nos dejes conocer tus nuevas letras modelo 201, saca de tu baúl más de esas letras que aún son privadas.

Saludos

Francisco