sábado, 12 de noviembre de 2011

HORIZONTE VERTICAL







Antes de dibujar tu cuerpo con mis manos
quiero hablarte de un lugar donde el sol nunca se oculta
y en donde el  ombligo no es la mitad  sino el principio.
un mundo donde podés cambiar dudas por besos,
y temores por un te quiero sin preguntas.


En esta tarde de otoño y de silencios,
la espera de hace años es encuentro,
el tiempo para razonar no existe,
el amor no se acaba sino que se acomoda,
y tu pasión y la mía están sin dueño.


Y si llega un nuevo otoño y seguimos juntos,
si conservamos lo que nunca hemos atado,
si seguís siendo el humo de la tarde, mi tristeza,
te invitaré a escribir el susurro de un te amo
en las hojas coloreadas de algún roble.




Luis Carlos Bonilla Sandoval – Noviembre 15 de 2011


Fotografías:      Tere Calero - Braine-l'Alleud (Bélgica 2011)

6 comentarios:

norma dijo...

Bellísimo!!!!.
Un beso.

ArteDeAmar dijo...

Hola Luis, gracias por pasearte por mi blog, he recibido la invitacion a tu casa... Pues...Aqui estoy ;-) Un cafe por favor!
Bello poema, que me deja llena de temores y de dudas... "Un mundo donde podés cambiar dudas por besos y temores por un te quiero sin preguntas." Hermoso lugar es ese.
Bello poema Luis , me ha encantado.
Te seguire para continuar leyendote.
Besitos de Arte.

OZNA-OZNA dijo...

infinitas gracias por emocionar nuestros sentimientos con la magna belleza de tus versos dulce poeta, besinos miles de esta amiga admiradora.

zayi dijo...

Has regresado amigo!

Y lo has hecho con un poema impresionantemente bello.

No hay muchas personas que vivan el amor como tú y eso te hace especial.

Un abrazo.

Qyмεяa dijo...

"si conservamos lo que nunca hemos atado"

eso es todo, entonces, te invitaré a un te amo... wow, qué sabio!!!

Un abrazo de otoños.

Rembrandt dijo...

Querido amigo,
otra vez por aquí, recorriendo estos lugares que me son tan familiares, donde percibo el sonido del amor, de los silencios, de lo eróticamente poético de tus sentires.
Hermosas palabras.

La música, que tbn habla de vos, me acompaña en el recorrido .... y la disfruto plenamente.

Te beso y me voy silenciosamente como es mi costumbre, sin antes dejar la huella de mis pasos y por supuesto, galletitas y mate preparado sobre la mesa (sino es como que faltaría algo, je!)

REM