miércoles, 10 de abril de 2013

CUANDO NO ESTÁS, TE INVENTO



Soledad te traigo algunos poemas sin sentido
recuerdos distantes, mi voz muda y la piel incompleta
sabrás que he comenzado a sentirte en algunas despedidas
a sacar canciones viejas de la chimenea
y a verte vestida de silencio cuando compartes mi mesa.

Déjame espiar en tu quietud ahora que cuento auroras
hablar con las luces que no duermen,
recordar a la mujer que amo en las horas tibias, fiesta de la piel
ser canción para llenar su voz, y camino para llegar a su destino
naufragar en su ternura, y recordarla en el beso que cura mi locura.

Soledad decíle que me regale la promesa de un regreso
la ilusión de un encuentro nuevo
un mensaje en francés en el contestador
las líneas de su cuerpo al lado izquierdo de la cama
y canciones recientes de Zuccero, Cabrel y Lara Fabian.

Soledad, quién iba a imaginar que la buscaría en el humo de la tarde
en la voz de Litto Nebbia, en el Viber y en Outlook
en un mate sin cebar pintado de saudades
en la voz de Toquinho cantando con Vinicius
y en el aroma que encierra mi bitácora de viaje.

Luis Carlos Bonilla Sandoval – Abril 10/2013

Fotografia : Luis Carlos Bonilla Sandoval




4 comentarios:

Anyi dijo...

me gustó mucho! <3

Tamara dijo...

que triste es la soledad y como duele. Un besazo.

Rembrandt dijo...

Estamos hechos de recuerdos, será por eso que la soledad y la nostalgia a veces nos ganan por puntos?
Hermosos recuerdos musicales querido Luis.

Besos muchos desde el Sur; te dejo un matecito que siempre viene bien para acompañar.

REM

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

El beso que cura, me gusta