viernes, 1 de diciembre de 2017

MELANCOLÍA DE INVIERNO


























Soy un taciturno emigrante del otoño, sin mate ni bombilla
Pintor  de quimeras con cellisca pasajera
Cantor de canciones olvidadas,
Tejedor de historias con sonido y en pasado
Un constructor de recuerdos que llegan con sigilo,
Un soñador sin rostro en tarde de espejismos.

Mi amor deshabitado hoy te pregunta:
¿Eres la misma que cubrió alguna vez mi jardín imaginario?
¿La que trajo a mí las voces suspendidas en mi libro de recuerdos?
¿Quién pintó mi piel de nostalgias amplificando mi silencio?
Si es así, entonces dame un buen final, una canción secreta

Luis Carlos Bonilla Sandoval
Nivelles (Bélgica)  – Diciembre 1 de 2017

martes, 28 de noviembre de 2017

MI SON DE OTOÑO

 




















MI SON DE OTOÑO

Mi son se cubrió de otoño
De recuerdos lejanos salpicados de ocre y miel
De un color gris que solo la melancolía entiende
De hojas caducas y encinas muertas

Mi son está hecho con imágenes rotas y mi voz ceniza
De un verde distante y muy poco ruido
De notas tristes, exilio de cuervos
De tardes trémulas y mi corazón de tiza

Canta la garúa anónima mi son en noviembre
Busco una mano, un cuerpo, la melodía perdida
Tamujas que giran, humarada de otoño,
Papalote perdido, nadie me ve.

Luis Carlos Bonilla Sandoval (Nivelles – Noviembre

lunes, 13 de noviembre de 2017

AGUA DE CANELA






En este camino que ya nadie recorre, salvo el crepúsculo
Las voces del recuerdo que mis noches rondan
Me han hablado entre sueños de otros días,
De música secreta, mi Son de otoño
De  mis ansias de andar con la mochila
Y de entender que quién regresa alguna vez, se marcha con el tiempo.

Mi bombilla está vacía, mi juventud distante
Mi soledad se esconde en esta vida quieta,
Ciudad de esquinas mudas, de pretéritas paredes y portones
De adoquines desgastados, gente con prisa,
Así voy, así es la vida en este otoño de borrón y cuenta nueva
En el  que afortunadamente el agua de canela con jengibre,
Todavía sirve para el resfriado… y la nostalgia.

Luis Carlos Bonilla Sandoval
Nivelles (Bélgica) Noviembre 16/2017

jueves, 19 de octubre de 2017

TU RECUERDO





























No sé si volverán los días de besos y vino tinto en copas nuevas,
De lluvia y chimenea, de las canciones que siempre nos gustaron,
El perro del parque, el Cine club, Tobacco Road, tus diez y seis años,
El cuervo ya no llama para el vuelo de la noche envuelto en un papel,
Mis sueños posados en tus labios, mi melancolía.

En esta mañana de zapallos amarillos y mate lavado,
Un silencio filoso se ha colado por las hendijas de la puerta,
Decapita con placer las paredes en las que colgamos imágenes de los Fab Four,
Del Gato Negro y Berenice, la Infección de Andrés Caicedo,
No suena Woman de Lennon, y Cortez no canta con Facundo.

Pienso que antes de amarte amor, nada era mío,
Ni siquiera tu recuerdo que guarde por años envuelto en una carta,
Yo caminaba pisando mi sombra para que no se me escapara
De noche era feliz aullándole a la luna,
Mientras Tomás mi gato, maullaba buscando compañera.

Pero llegaste un día de mis días, deteniendo el tiempo y lo vivido
Avivaste tu recuerdo con el mío, me enseñaste a comer Trenette al pesto
Luego partiste una mañana olvidando mis poemas sin sentido y mal escritos
Hoy no sé hasta cuándo seré un abrazo hueco, un adiós color sepia,
Un suspiro que viaja, la canción que no se olvida


Luis Carlos Bonilla Sandoval  (Marzo 27 de 2016)

domingo, 1 de octubre de 2017

FOTOGRAFÍA




















Noticias de lunes envueltas en periódicos del jueves
tarde de lluvia fabricada en serie, alegrías reinventadas
sillas vacías colocadas frente a frente,
libros releídos, revistas con letras desgastadas
café de ayer, recuerdos distantes, mi barrio, blues lastimero.


Luis Carlos Bonilla Sandoval 2017
Fotografías: Bélgica (Nivelles)

lunes, 20 de marzo de 2017

DIAS AMARILLOS



Cuando te encuentro en una canción, vivo de nuevo,
Siento ganas de pintarme de amarillo,
De usar mi gorra bolchevique y las botas que me diste,
Vivir mis Levis desgastados y la franela gris de Woodstock,
Volver a mi barrio cuando la ciudad esté dormida,
Fumarme un porro decadente, tocar cien puertas y salir corriendo
Y pintar en las paredes de tu casa hoy sin voces,
Los colores de tu nombre junto al mío.

Sos un arquetipo que nació en mis mejores años,
Te quedaste en mí como el olor de las guayabas en verano,
En la fragancia de un Cetriolo salpicado con olio y aceto,
En el aroma volátil del Bouquet Garni de tu pasta,
En las rodajas de Cipollas fritas, en las birras,
Y en el Stufato stracotto brasato que a deshoras algún día compartimos.

Al final de esta tarde ambarina, tan sin nada y tan distinta,
Leo viejas tus cartas, escucho Todo ayer de Mederos,
Vivo su bandoneón de sonido turbio y masticado, giro de vientos,
Tarde sin pájaros, sin hojas, sin viento, sin amigos, el teléfono no suena,
Entonces...te imagino.

Luis Carlos Bonilla Sandoval - Marzo 20 de 2017

martes, 10 de enero de 2017

SOLITARIA COMPAÑÍA







Vivo la distancia pero no tu ausencia,
Invento palabras absurdas, y también me subo al techo a buscar mi gato
Marchito el sol, desconecto la luna, guardo las estrellas
Y cuando en las noches recuerdo el hexagrama que la vida pinto sobre tu piel,
Mi corazón de cigarra canta, salta y quiere salirse de mi pecho,
Entonces le digo que la tome suave que me infarto

Mi amor no es promoción de supermercado, sólo se acomoda, es cotidiano,
Es amor de lluvia, de último café y mesa vacía
De lunes y recuerdos, de canciones desgastadas de The Beatles
Es amor de barrio antiguo
Amor que reinvento cuando te pienso y me miro en el espejo
Remembranzas tuyas que comienzan en un sueño y terminan en un insomnio
Vigilia que aprovecho para jugar al póker con mi gato, su gata, y el ratón de Cheo.

Ahora que no estas, tomo un mate solitario y me inspiro,
Luego pienso en tu cintura y expiro,
Pero a pesar de todo y lo restante, no quiero vestirme más de adioses,
Quiero bailar pronto contigo la canción que las caderas desafían
Porque me estoy dando cuenta de que el tiempo en mi vida está pasando,
Que está triunfando el otoño y sus nostalgias,
Y que puede ser posible que al final del invierno de mi vida
Tus manos y tu boca… ya no me reconozcan


Luis Carlos Bonilla Sandoval (Enero 10/2017)

viernes, 25 de noviembre de 2016

ANTIPOEMA PARA ADULTOS



No se que haré cuando el sol se marche,
cuando llegue el alba y se acabe el canto de los grillos,
cuando deba  imaginar tu cuerpo ausente entre mis manos,
y el olor de tu piel comience a ser fugitivo.

Será difícil vivir imaginándote y no tener insomnio,
creo que serìa mejor si contamos ovejas estando juntos,
si miramos la cara oculta de la luna sentados en el techo,
si nos amamos sin prisa y recontamos besos
o si buscamos el amor en donde se quedaron flotando los recuerdos.

Nota: Pero si no estàs, no pintarè corazones solitarios en el vidrio de mi ventanaa
no usaré la chaqueta para invierno que me diste
no revisarè mi Facebook ni mi WhatsApp
y tratarè de no seguir creyendo que te escucho al otro lado de la puerta

Luis Carlos Bonilla Sandoval – Noviembre 25/2016
Fotografías: Luis Carlos Bonilla Sandoval en Braine L'Alleud y Pamplona




sábado, 25 de octubre de 2014

LOS OLORES PERDIDOS DE MI BARRIO




Mi barrio alguna vez sudó partidos de fútbol y rock de los Stones,
tenían sus esquinas el aroma de las películas contadas por barras de muchachos,
noches con olor a cortadas en los brazos, brillo de puñal y vidrios rotos,
pero se extravió la voz del camaján y el aroma dulce del bareto
¿Qué pasó, dónde se fueron los besos con sabor a chicle y marihuana?

Ya no se ven muchachas caminando presurosas,

tampoco las cartas escondidas con la foto prometida
se murió el amor que vivía en los parques y zaguanes
hoy es clara la distancia que va de una calle a otra
mi barrio se deshizo en el olvido poco a poco.

Barrio de mi ayer, tu teatro ya no huele a cinéfilo solitario

desapareció el aroma a matiné con sabor a dulces y besos esperados
tu cine club murió un sábado cualquiera para darle paso al DVD,
envejeció el portero y su linterna, ya no huelen a cera sus pisos y rincones
desapareció el olor a detergente barato de sus baños

¿Qué se hizo el aroma a carne frita y a gol anulado de tus calles?

 ¿El tufo a rata muerta envuelta en periódicos del jueves?
¿Dónde está el olor del mango biche, el aroma de la tiza y los cuadernos?
¿Qué sucedió con la revista Life, el Ché de Korda y el primer viaje a la luna?
¿Dónde está la Amparo Arrebato de Richie Ray, que pasó con Micaela?

Los Long play no existen, tampoco los cassettes de mi fugaz adolescencia

se acabó el aroma de la tinta de imprenta del domingo,
el sexo frustrado, la cita clandestina con la mujer del vecino
ya no hay bacanes ni gozonas bailando una pachanga
no se escucha la flauta de Pacheco y su Charanga.

La Quince, otrora calle de todos cruzada por el viento,

hoy huele a cemento, a polución y a marica sempiterno
a la ansiedad de la que busca y al temor del que es buscado,
no viven en sus bares las canciones del Jefe Daniel y  Charlie Figueroa,
Laserie murió y Ledesma ya no canta a Manzanero.

Mi barrio alguna vez fue todo esto, pero envejeció sin nosotros,

se murieron locos sus locos y sus parias los siguieron
se marcharon para siempre Cortijo, Rivera y Feliciano
Vicentico Valdés se llevó Los aretes que le faltan a la luna,
Lavoe se ahogó en el interior de una jeringa sin despedirse de su gente
y en el treinta y cinco falleció Gardel y el olor de la gomina.

Luis Carlos Bonilla Sandoval 


Fotografias: Luis Carlos Bonilla Sandoval  

viernes, 9 de mayo de 2014

LAS COSAS QUE NO TE HABÍA DICHO




















Hoy quiero decirte que los domingos me deprimen, que tengo mil defectos y coartadas, y que por tu culpa mis noches tienen un insomnio agradable que sólo termina cuando mi gato   maúlla en la cornisa, confesarte que no soy lo que digo ser, ni tampoco soy lo que piensas que soy, que sólo he  querido dibujar un presente para engañar al espejo y a mis años, que he estado espantando a la muerte porque la he visto rondando la casa, abriendo mis cajones para leer tus cartas, tomando mi mate y utilizando mi ropa.

Es bueno que sepas que eres mi sábado con olor a dulce de guayaba, mi horizonte vertical, que me gusta levantar tu blusa para tocar tus senos y tu ombligo, que a veces me siento como el invierno que busca el aroma y el calor que da la madera cuando arde, que quisiera reinventarme para no soñar solamente que estamos juntos, que no quiero imaginar que dejarás de imaginarme, ni soñar que no te soñaré, decirte que quiero cantar una canción que te enamore, admitir que cuando me rasuro, pinto corazones solitarios sobre el vapor de agua que rueda en el espejo, y que cuando veo pasar la vida con un reloj de arena en una de sus manos, pienso que en cualquier momento me alejaré para siempre de las imágenes queridas.

Nunca te lo había dicho, pero el amor que hoy te ofrezco todavía conserva el aroma de las canciones que disfrutamos antes de tomar distintos caminos, que todavía sabe al beso que se quedó colgado una noche en la puerta de tu casa, amor de colegio, de pizarrón, tiza y manga biche, de sábados llenos de mis ganas de verte, y de la fotografía en la que estamos sonrientes sin que nada nos importe.
Creo que fue mejor encontrarnos después de muchos años, pues no sé qué hubiera ocurrido entre nosotros si detienes mi partida.

Quiero que sepas que he comenzado a recoger imágenes dispersas, a escribir una historia del siglo veinte en el veintiuno, que todavía escucho a Serrat, Bécaud, Aznavour, The Beatles y la canción “Our house” de Crosby, Stills, Nash and Young, y que a veces pienso como hubiera sido mi vida contigo en la 35, Rue de la Chiennerie

Fotografías: Luis Carlos Bonilla Sandoval



miércoles, 12 de febrero de 2014

ANTIPOEMA DEL PRONTO REGRESO












Hay un retorno distante en tu mirada,
una espera prolongada, el vagar de cinco lunas,
el beso que olvidamos una noche,
tu sonrisa que estuvo presente en mis mañanas,
el aroma de café flotando en la cocina,
las huellas de tu rostro en el borde de mi almohada
y una Quimera que sin decir nada nos advierte.

Extrañaré tu boca en mi boca,mis besos en tu cuello
tus pómulos de luna, tu mentón de sirena taciturna,
tus manos guiando las mías sobre tus pechos de miel y caracolas,
tus besos que llegaban con las olas,
tu cintura entre mis brazos muchas horas
y las estrellas marinas que danzaban en tu vientre.

No te pedí la promesa de un regreso esa mañana,

tu mirada llenó la mía de palabras y un Te quiero
además dejaste una taza de café sin terminar como es tu costumbre,
y el aroma de Thierry Mugler vagando en silencio por la casa.
Pero si de pronto tardas y me hace falta saber de ti para seguir viviendo,
le pediré a una golondrina que me traiga tu recuerdo,
y que el próximo invierno si es preciso,
te lleve el silencio de mis horas, una foto tuya y mía,
y la dirección de mi Hotmail con un adjunto.

Mite, quiero que sepás que comencé a esperarte sentado bajo el marco de la puerta cebando un mate largo como el viento,

que me rasuro antes de que salga el sol y no cuando la luna llega,
que preparo tallarines en salsa boloñesa, hago risotto y aprendo a hacer polenta,
que casi no escucho a los Stones, a Blades y The Beatles
que ahora vivo canciones en francés y en italiano, 
pues espero decirte mucho más que Je t’aime moi non plus
y más que un Ti amo el día que de nuevo estemos juntos.

PD: No volveré a hacerte el amor con las medias puestas, es malo para la salud me lo dijo una coneja 


Fotografías: Luis Carlos Bonilla Sandoval
                    

martes, 22 de octubre de 2013

CANCIÓN DEL OLVIDADO





Vengo de un lugar donde las ventanas no tienen casas,
un lugar de puertas que permiten el paso de la tristeza insomne,
donde brillan los fusiles bajo los rayos del sol de cualquier día,
lugar de súplicas que nacen en gargantas heridas que enmudecen,
machetes que silban mientras cortan los días y los cuerpos
desalojo de la tierra, esperanza perdida e injusticias.

Vengo de un paraíso perdido donde el jaguar ya no rasga el espejo del rio
allí las balas son las únicas que hablan con los vivos que lloran a sus muertos,
un lugar de córneas que se perdieron en medio del aleteo negro de los buitres,
de cauces secos y caminos sin huellas
llanto de mujeres, sollozo de niños,
horizonte que trepida, viento seco, cristales rotos.


Ya no descanso bajo la sombra que creció con el naranjo,
la muerte es ahora la lobreguez que dan sus ramas,
tumba perdida para los que no tienen nombre ni zapatos.
De aquí vengo yo, de un lugar de todos y de nadie
vestido de falsa quietud, veleta oxidada
hambriento, sin presente, sin mi perro y olvidado.



Luis Carlos Bonilla Sandoval -Octubre 22 de 2013
Fotografías: Luis Carlos Bonilla Sandoval


domingo, 11 de agosto de 2013

DECIRTE CUÁNTO TE AMO


























Voy a colocarle una etiqueta a mi corazón,
un rótulo que diga este lado arriba y no abrir hasta noviembre,
lo envolveré con noches y mañanas frías,
y lo ataré con jirones de viento, crepúsculos fucsia y recuerdos distantes.


Y escucharé How can I tell you de Cat Stevens mientras dibujo saudades
diré tu nombre  y cantaré Je t’aime de Sacha Distel,
abrazaré tu almohada, viviré mis sueños en los tuyos
quizás encuentre en ella las palabras para decirte cuánto te amo.


Pero todo no es tan triste, el panorama puede cambiar,
cantará el gorrión mientras construye su nido
imaginaré tu vientre tibio en mis manos, tu boca en la mía
estarás presente en mil lunas, caminaré contigo.
y agosto comenzará a morir para darle paso a septiembre.


Y seré canción para llenar tu voz cunado cumplas tu promesa de un regreso,
tendré lucidez para olvidar el olvido antes de que el tiempo nos alcance
seré peregrino de las líneas de tu cuerpo, el que te bese mientras gimes 
y sabrás antes de que salga el sol,
que encontré las palabras para decirte cuánto te amo.


PD: Se acabó el café que tanto te gustaba


Luis Carlos Bonilla Sandoval – Agosto 11/2013

Fotografías: Luis Carlos Bonilla Sandoval


miércoles, 5 de junio de 2013

TU BOCA




 



Inocencia tiene tu boca cuando disfruto del timbre de tu voz y tu sonrisa
cuando recuerdo tus diez y siete años en el barrio, tus labios que soñé en los míos
pero tu boca se fue sin pronunciar mi nombre, y mi boca se quedó sin revelar el tuyo.

Sabor a mar tiene tu boca cuando la dibujo con mi lengua,
cuando invitas con tus ojos a mis labios a embriagarme con las líneas de tu cuerpo
dulce tu boca, mi boca en tu vientre.

Tus labios en el borde de una copa, tu boca en mi boca
lluvia de abril, luna de mayo, tu cintura que beso
boca que busco, tu cuerpo en mis manos.

Quiero estar en tu boca donde vayas, ser quien tú beses
recorrer tu geografía, vivir nuestros cuerpos
entonces tu boca me hablara de primavera, de tus gustos e inquietudes,
y la mía te hablará con cada beso de sensaciones, de un amor de invierno y mis olvidos.



 Luis Carlos Bonilla Sandoval - Junio 02/2013

Fotografías:  Google





miércoles, 10 de abril de 2013

CUANDO NO ESTÁS, TE INVENTO



Soledad te traigo algunos poemas sin sentido
recuerdos distantes, mi voz muda y la piel incompleta
sabrás que he comenzado a sentirte en algunas despedidas
a sacar canciones viejas de la chimenea
y a verte vestida de silencio cuando compartes mi mesa.

Déjame espiar en tu quietud ahora que cuento auroras
hablar con las luces que no duermen,
recordar a la mujer que amo en las horas tibias, fiesta de la piel
ser canción para llenar su voz, y camino para llegar a su destino
naufragar en su ternura, y recordarla en el beso que cura mi locura.

Soledad decíle que me regale la promesa de un regreso
la ilusión de un encuentro nuevo
un mensaje en francés en el contestador
las líneas de su cuerpo al lado izquierdo de la cama
y canciones recientes de Zuccero, Cabrel y Lara Fabian.

Soledad, quién iba a imaginar que la buscaría en el humo de la tarde
en la voz de Litto Nebbia, en el Viber y en Outlook
en un mate sin cebar pintado de saudades
en la voz de Toquinho cantando con Vinicius
y en el aroma que encierra mi bitácora de viaje.

Luis Carlos Bonilla Sandoval – Abril 10/2013

Fotografia : Luis Carlos Bonilla Sandoval




sábado, 9 de marzo de 2013

LUNA DE MAYO







Vas a regresar con el beso que extraño y cien abrazos,
con ese deseo al que le temo porque el tiempo ya me alcanza,
me reclamarás tu silueta en nuestra cama y la bufanda,
los aretes que le faltan a la luna, la Rosa de los vientos,
la Línea Ecuatorial, los anillos de Saturno, 
mis caminos sin orillas, tu lluvia de Abril
luna de Mayo.

Entonces sabrás que mi soledad está hecha de nubes rotas, 
de ropa que se reseca al sol y baila con el viento,
de poemas sin  color y fotografías silenciosas,
de la quietud de un portátil y el silencio del Skype,
de la orfandad reposada de un café frío
y la paciencia mustia de un croissant envejecido.

Y cuando llegue la noche voy a preguntarte,
si debo abrir los brazos para estrujar tu ausencia,
olvidar el olvido, amarrar las horas, envolver la luna en la cortina
recontar las once letras de tu nombre, esperarte en las manzanas
aprender un arte para poder amarte,
o escribir un correo con diez adjuntos cuando partas de nuevo.



Luis Carlos Bonilla Sandoval
Marzo 09/2013



lunes, 11 de febrero de 2013

L'ARÔME DE TON ABSENCE






Hoy quería escribir diferente, pero no soy poeta
sólo necesitaba disfrutar de una lluvia de zapallos y un domingo amarillo,
de las hojas secas que ruedan sin prisa,
del canto verde del bambú, la soledad azul, la cafetera,
el aroma que dejaste en tu almohada y en la mía.

Pero no pude, en el invierno todo es distinto, hasta las viejas canciones,
las gotas de agua en las hojas, tu nombre en mi boca, el sonido de la puerta, el aire que respiro.
Sólo me queda tu recuerdo, el que vive en el espacio y en las velas que encendías,
en tu última copa de vino, en el humo de tu primer cigarrillo,
en el piano de “Oh my love” de John Lennon, en “Night calls” de Joe Cocker,
 en la guitarra acústica y la voz de McCartney, " My Valentine "

¡Voila! tus semillas germinaron, hay flores nuevas
se caen las guayabas, ha vuelto la ardilla,
no hay Bolognesa, ni aceite de oliva, tampoco tomates,
suena“Morning has broken” recuerdo a Cat Stevens,
estiro mis brazos, no estás ya conmigo.

Necesito que regreses,
que abras tu equipaje y saques un te quiero,
que me pidas un café si es lo que prefieres,
y cuando suba la tarde, por favor suelta las amarras, quema los navíos,
amémonos más allá del alba, sin prontas despedidas,
bajemos las laderas del Vesubio, crucemos tus valles y el cauce de tu rio,
explotemos juntos en el sur de tu geografía.

PD: No me importa que fumes

Luis Carlos Bonilla Sandoval
Fotografías:  Luis Carlos Bonilla Sandoval


jueves, 6 de diciembre de 2012

QUERERTE QUIERO




















Todo lo que me rodea tiene algo muy tuyo,
y no me refiero solamente a mis últimos años, mi madurez
los dos sabemos que vives en mí desde que te conozco,
que no soy capaz de cuidarme de tu amor porque quererte quiero
que me gusta amarrarme a tu cintura, ser vulnerable
ser tu sábado con olor a dulce de guayaba, el agua que te moja
el beso diferente cualquier día, el cordón umbilical de tus zapatos.

Entonces te voy a buscar en un encuentro, el que nos hace falta
y voy a olvidar mi equipaje en la estación porque un día no basta
porque la noche ha aprendido de tus silencios olvidados
 y yo he descifrado tu cuerpo sin prisa y sin cautela
ahora te amo en el viento, en lo profundo, en Sol Mayor
y no me importará perder el tren cuando se haga tarde más temprano,
porque sólo tú puedes hacer que las cosas comiencen a pasar.



Luis Carlos Bonilla Sandoval / Diciembre 06/2012
Fotografías: Hombrecito de madera - Paula Andrea Pinzón Bonilla
                   Ventana y mujer - Google

lunes, 5 de noviembre de 2012

VOLVER A VERTE




Dejáme que te espere en este amor de ayer con olor a colegio,
que recuerde tu nombre en viejas canciones,
que busque en el tiempo el te quiero que nunca te dije,
en la ausencia que pasa, en la soledad que se queda
en un nuevo otoño y en tu voz distante.

Cruza la puerta, verás  flores frescas, tu fotografía
un mantel nuevo, las dos copas de siempre, una vela silente
el wok silencioso, la nevera vacía,
tres cuadros nuevos y algunos cojines.

Quiero que sepas que la canción que te gusta se llama “Desde lejos”
que habla de dias que se volvieron años
errores, aciertos y cuentos cerrados
y que me costó trabajo encontrarla, me diste otro nombre.

Y como en la canción, me sentaré a mirar desde lejos,
pintaré los días de sol y las noches de luna,
te escribiré sesenta y nueve poemas, cosecharé tomates como lo hacia don Vito
pero por favor no demores porque nos gana la ausencia,
necesito decirte cuánto te quiero.


Luis Carlos Bonilla Sandoval - Noviembre 05/2012

Fotografías: El hombre gris - María Teresa Calero Lozano
                   El hombre que espera - María Teresa Calero Lozano
                   Ojos en amarillo - Luis Carlos Bonilla Sandoval 

miércoles, 3 de octubre de 2012

L'AMOUR ET LES CHOSES SIMPLES










No voy a aprender cómo se vive sin ti
y seré sordo cuando la lluvia susurre tu nombre mientras vivo el alba
y si llegan saudades, construiré un horizonte vertical
pintaré la casa con el último beso que nos dimos

me pondré los guantes y la bufanda que me diste
y no volveré a contar los días en el almanaque.


Quiero que sepas que espero tu regreso contando conejos
que pienso que tu llegada será mejor que la primera o la segunda
que veremos TV por suscripción, cocinaremos verduras en el Wok
bailaremos canciones de Yannick Noah, un bossa azul de Sergio Mendes

y el"Start me up" de los Stones
que cebaré un mate mientras enciendes un Marlboro
y que nos daremos mil besos para olvidar el sabor que dejó la ausencia.


Pero bueno, no es solamente esperarte
también tendrás que estar dispuesta a ser tú y yo a ser parte de ti
para que no nos imaginemos porque todavía somos
porque el amor no es solamente la ropa que dejaste y tu perfume
ni mi cama llena de tí y nuestras iniciales en un árbol.


Te invito a vivir el amor y las cosas simples
a aportar una estrofa en este poema, a contar estrellas, a pintar nubes
a construir un reloj sin arena para que el tiempo entre nosotros no transcurra
a que me enseñes a decir te amo cada segundo que vivamos juntos
a escuchar en las tardes "Our house" de Crosby, Stills, Nash &Young
a bailar en la noche "Love theme" de Barry White, una de Sinatra, quizás Michael Bolton
y algún spiritual de Aretha Franklin.

Y si mañana nos queda tiempo después de amarnos, hagamos un florero
una taza de café negro para vos, huevos fritos para mí
hablemos de los dos, pensemos que el amor aumenta o disminuye con el tiempo
que se puede llenar de palabras en contravía si no es cierto,

pero que al final de todo y lo demás,
sabrás que mi amor por ti es cierto, anterior y no termina.


Luis Carlos Bonilla Sandoval - Octubre 03/2012
Saudades da volta - http:// colordelamadera.blogspot.com 


Fotografía:   Luis Carlos Bonilla Sandoval
                    








lunes, 17 de septiembre de 2012

NADA ES IGUAL



























Todo sigue en su lugar pintado de un silencio temprano,
el que construiste mientras hacías tu equipaje.
Son las seis de la mañana y la cafetera está vacía,
la ventana está cerrada, no entró el sol tampoco lo hizo la luna
el florero está vacío,  las flores envejecieron
he perdido el control del TV y el radio  no funciona,
Beyoncé y Rihanna están atrapadas.

Salgo al jardín y la mañana se aleja
comienzo a regar las plantas, entonces llueve
luego sale el sol y lo cubre una nube
me resguardo en casa y apareces distante
cuento los días, pero el almanaque es del año pasado
y hay 424 kilómetros entre tu boca y la mía.

Ahora que no estás, compro café de la peor calidad y no abro las ventanas
no pienso en el sol ni en la luna
el florero tiene una flor de plástico
no enciendo la TV para no perder el control,
y no libero todavía a Beyoncé y a Rihanna.

No riego las plantas, y si llueve saco un paraguas
no he cortado las lechugas, ni hago ensaladas
pero voy a comprar un almanaque nuevo para contar los días,
para soñar tu perfume, tu boca y tu risa
y poder decir cuando te vea, que soy feliz aunque fumes.

A pesar del retroceso y de mi poca mejoría,
quiero que sepas que te voy a esperar cebándome un mate
que pondré café excelso en la cafetera y abriré las ventanas
que tendrás flores ciertas en tu florero
que saldré al jardín sin paraguas para jugar con la lluvia 
que haré la pasta con albahaca, aceite de oliva y tomate
y que aprenderé a fumar para acompañarte.

Septiembre 17/2012

domingo, 19 de agosto de 2012

AUTRE SAMEDI SANS TOI



“Lo mejor del primero, es el segundo”   


Los sábados sin ti son infinitos, son domingos
el sol se queda colgado a las doce en mi ventana
la tarde no mejora, no cantan Noah, Bob Marley, Inner Circle
Cold Play, Beyoncé tampoco Simple Plan
mis zapatos no caminan, mi franela de Woodstock está perdida
no encuentro mi gorra Lacoste, la nueva que me diste
y mi Levi Strauss gastado, se niega a salir conmigo.

Como ves, no soy poeta, ni siquiera lo pretendo,
es le melange de la que hablabas una noche de vino y de Marlboro
las saudades de un sábado en la tarde que llega con el viento de las cuatro
el Ángel de Thierry Mugler que de alguien se escapa presuroso,
tu recuerdo en mi recuerdo, tus líneas en mi cama,
tus besos en mi almohada, en tu taza de café
deliciosa inmadurez ¡Que viva la melancolía!


Luis Carlos Bonilla Sandoval - Agosto 19/2012



Fotografías: Penumbra - Google
                    Gabo & Bob Marley - Luis Carlos Bonilla

viernes, 27 de julio de 2012

AMOR EN SOL MAYOR




Podría decirte muchas cosas, pero voy a empezar diciendo que te amo,
que estás linda como antes, cómo siempre
que no fuimos dos extraños cuando estuvimos frente a frente,
teníamos un beso y un te amo entre nosotros
y no hizo falta el guión del que te hablaba, teníamos las palabras.

Llegaste cambiando todo, hasta mi vida
pintaste la luna de azul y de blanco satín mis noches,
me enseñaste que amar no es sólo un verbo,
que es un sentimiento que se esconde en el silencio
al que la vida le da vida con un beso esperado durante años.

Tuvimos albas detenidas, un te quiero, un reloj que no importaba,
buenos días, tres tazas de café, rodajas de tomate y champiñones
canciones de Janis Japlin, Kool  and the Gang, Dido y Yannick Noah
mate dulce, un beso sin tiempo, un cigarrillo,
 flores y viento, Peace and love, Cat Steven, Santana y "Mais oui".

Y fuimos chicos una tarde, dibujamos nuestras iniciales en un árbol,
un beso, un ayer, una mirada, un abrazo tejido de colores
el amor tuyo junto al mío, una promesa
volver algún día  para ver las letras en el árbol
pero una despedida que acechaba en el camino
nos dijo que la tristeza no tiene fin y que la felicidad sí.


 Luis Carlos Bonilla Sandoval - Julio 27/2012
 Fotos: Google

sábado, 30 de junio de 2012

UN PRÉSSENT SANS PASSÉ





No quiero imaginar que dejaré de imaginarte
ni soñar que no soñaremos juntos
que no me soñarás sintiéndome a tu lado
 y que no tendremos un amanecer que le anteceda a otro.

No imaginemos lo que fue, te invito a reinventar
a caminar juntos la luna que juega con tu vientre
a descubrir  lo que esconde un beso nuevo
y a  vivir un te amo sin pensar en el pasado.


Luis Carlos Bonilla Sandoval - Junio 29/2012


Foto mujer: Google

lunes, 4 de junio de 2012

NOUS RETROUVER UN JOUR





Llegarás un día tocando mi puerta
y no llegarás igual, te mentiría
besos diferentes, caricias sin dueño
nuevo amanecer, tu piel en la mía.

Y te miraré en silencio, otoños de espera
te besaré en mis poemas, fotografías nuevas
reinventaré un Te quiero, amor en presente
y me quedaré en ti, reloj sin arena.



Luis Carlos Bonilla Sandoval

Fotografías: Luiis Carlos Bonilla en Cali/San Fernando

sábado, 12 de mayo de 2012

SEULEMENT AVEC TOI JE VOUDRAIS






Quiero mirarte a los ojos, llamar tu piel, darte la mía
buscar en tus labios los besos que escondiste
levantar tu camisa de dormir, vivir tu vientre
besar tus hombros, tu espalda, tus lunares
amarrarme a tu talle y cruzar el arco iris.

Quiero ser caricia en el invierno que tú vivas
pintar tus noches de azul, hacerlas mías
ser la taza de té que besa tu boca en las mañanas
la vitamina D que dices te hace falta
el dueño de los bordes de tu ombligo
y llevar por siempre las letras de tu nombre cuando partas.


Luis Carlos Bonilla Sandoval - Mayo 12 de 2012

Fotografías: Google

sábado, 14 de abril de 2012

QUAND ON A QUE L' AMOUR






Ahora que tengo tu amor te hablaré con canciones
te cantaré que estoy solo, que dibujo silencios
que he callado cañones para escribirte poemas 
y convencido a un tambor para que cese la marcha.

Te cantaré la canción de un corazón que no conoce promesas
que sueña tu cuerpo, tus palabras, un beso
pronunciar tu nombre, cantar que te ama
y vivir más de mil noches para hacerte  feliz.



Luis Carlos Bonilla Sandoval – Abril 14/2012

Fotografía: Piedras - Luis Carlos Bonilla Sandoval
                  

domingo, 1 de abril de 2012

COMME DEUX INCONNUS





Volveré a verte después de algunos años,
llegarás madura, más linda, como antes
me verás silencioso, pintado de jornadas
con un guión que preparé para el encuentro
y que tú sentirás vacío de noches y deseos.

Los minutos pasarán y no habré bebido de tus labios
dirás que soy muy simple,
que el vestido que llevo no es el mejor y que la gorra no me luce
te diré entonces que esto soy, que no tengo un ayer sino un presente
que el tiempo pasó mientras alimentábamos el amor con letras y palabras
y que si voy a decirte que te amo, es porque te amo
 y porque mientras te esperaba, escuché Carole King cantando Only love is real.


Luis Carlos Bonilla Sandoval – Marzo 31/2012

Fotografías: Luis Carlos Bonilla Sandoval